jueves, 15 de marzo de 2012

El Desglose de un Guión (Parte 2)


El desglose de un guión comienza tan pronto tengamos éste terminado o en su fase final de revisión. Todo comienza desde la primera línea del guión y termina con la última. Leeremos el guión una vez para tomar conciencia de él y refrescar  todo su contenido. Entonces empezamos a preparar el proceso de su desglose completo. ¿Que quiere decir esto? Que vamos a sacar por separado, coloreándolo con diferentes colores, todas las cosas importantes que aparecerán en el guión completo y que vamos a necesitar cuando comencemos a rodar la película. Empezaremos por subrayar con un color todos los personajes tanto principales como secundarios que vayan apareciendo; después con otro color todas las locaciones diferentes (lugares donde se va a rodar), tanto las exteriores como las interiores; luego la utilería y terminaríamos con el vestuario.
Una vez coloreado todo el guión, numeramos en papel todos los datos marcados por bloque sin repetir: todo el talento (personajes) principal y secundario en uno, los extras en otro, las locaciones de exterior en otro, y así sucesivamente. A medida que vayamos avanzando en el proceso, éste se complica haciéndose más interesante. Estamos en un punto donde ya no nos podemos echar para atrás, pues realmente ahora es que comienza la verdadera labor de un productor.
El siguiente paso sería hacer el desglose  escena por escena incluyendo más información y hacerlo más al detalle, como: escribir el nombre y el número de escena, el de la producción, el del director y productor, si va a ser de día o de noche, interior o exterior, qué personas intervienen (principal, secundario, extras), si se requiere audio en vivo, si tiene algún efecto tanto de cámara como de sonido, cantidad de páginas de guión, tipo de vestuario que se requiere, etcétera. Todo esto lo iremos haciendo en unos formularios ya creados en el mercado que se llaman Hoja de desglose, o bien podemos optar por crear uno propio nuestro en word o Excel, cogiendo el otro de base.
Una vez terminada esta cuidadosa operación, el desglose, nos espera el llamado Cuadro de producción, donde tendremos todos lo elementos de nuestra película, el tiempo que nos va a tomar  rodarla y un presupuesto económico más preciso. A la hora de producir una película ningún productor se puede olvidar de este cuadro tan valioso, pues va a ser su principal guía durante todo el proceso de rodaje.
Nos preguntaremos qué es exactamente el Cuadro de producción y por qué es tan importante para un productor. Pues bien; en él van a estar puestos todos los elementos de la producción completa, desde los personajes principales hasta el número de páginas que tendremos en una locación precisa. El Cuadro de producción es un tablero de tiras movibles y de colores, que cada tira va a ser  una específica locación con todos los elementos que vamos a necesitar en ella. Estas tiras se irán moviendo y ajustando principalmente por tipo de locación y cantidad de actores principales que intervienen, pues estos dos elementos son de los  más costosos de la película. Lo bueno de este cuadro es que al ser de tiras movibles podemos combinarlas una y otra vez hasta conseguir el mínimo de días de filmación y ser éste el plan de rodaje final que  empleemos. Incluso nos va a ser de mucha utilidad durante el proceso de grabación, pues a la hora que se produzcan contratiempos y cancelaciones de última hora podremos ver y mover para adelante o para atrás otras locaciones, a conveniencia de todos, y así no retrasar nuestro plan inicial de rodaje. Tenemos que tener en cuenta que el promedio general de filmación de una película rodada fuera de un estudio de grabación es de tres a cuatro páginas de guión por día y de seis a ocho páginas cuando lo hacemos dentro de él.
Concluido el guión y su desglose podremos decir que ya casi estamos listos para comenzar la fase de Pre-Producción, donde van a entrar en juego un sin fin de elementos, tales como la contratación del  personal, el casting de los talentos -- desde el principal hasta los extras--, el proceso de búsqueda de las locaciones, la dirección de arte, la dirección de vestuario, los ensayos con los principales actores, etcétera. A así iremos pasando por las sucesivas fases de producción o rodaje, corrección de color, montaje o edición, efectos, musicalización, etcétera, hasta tener por fin  la película del todo terminada y poder empezar con la fase de distribución.

El guión cinematográfico o como plasmar una idea (parte 1)



El cine es un universo de fantasías y realidades mezcladas de forma hábil por las manos de un director, y siempre con el respaldo de un equipo de profesionales que hacen realidad la historia.
Hay muchas formas de hacer un guión, sin cerrarnos en un solo formato. Podemos dividir el guión en tres actos: La presentación o principio, la confrontación y la resolución o fin. También tenemos entre los diferentes actos los llamados argumentos o plots, que son los que cambian radicalmente el sentido de la acción.
Una vez definida la historia con sus personajes, acción y conflictos, sacamos la caracterización de los personajes, que es una de las partes más importantes a la hora de elaborar el guión. En ella podremos saber todo a cerca de un personaje: como es, quien es, a que se dedica, su personalidad, familia, tipo de educación recibida, etcétera. Todo esto es sumamente importante establecerlo antes de sentarse a escribir el guión.
A la hora de comenzar con nuestra caracterización, nos podremos ayudar clasificándola de la siguiente manera: Caracterización física: sexo, edad, descripción física, apariencia, etcétera; Caracterización social: clase social, ocupación, educación, religión, raza, nacionalidad, etcétera; Caracterización Psicológica: historia familiar, vida sexual, actitud frente a la vida, habilidades, cualidades, etcétera.
Terminada esta fase, comenzaremos a desarrollar el guión narrativo o literario, el cual describe los lugares y ambientes donde se desarrolla la acción, se analizan los personajes con sus caracteres propios e incluye, además, los diálogos que los protagonistas mantienen entre sí.
A partir del guión narrativo o literario podemos escribir el guión técnico, que  traduce a términos estrictamente cinematográficos el guión literario. El guión técnico sirve de instrumento para el rodaje de la película y precisa los detalles que han de tenerse en cuenta durante la filmación, como son: n° de escena, locación, día o noche, exterior o interior, tipo de plano, si se va a utilizar una grúa o un traveling, breve sinopsis de lo que ocurre, elementos visuales que intervienen, qué personajes encontramos, diálogos, efectos especiales que se requieran, etcétera. Tenemos que tener en cuenta a la hora de escribir un guión --o una adaptación-- que el tiempo estipulado por página es de un minuto, es decir, que cada página que escribamos nos va a dar un minuto en el filme. Si tenemos un guión de 90 páginas, sabremos que tendremos una película de aproximadamente 90 minutos de duración.
Después de que el guión entero haya pasado por lo menos por tres correcciones, podremos estar satisfechos y decir que ya logramos la versión final, que tenemos un guión. Por lo tanto, tendremos en nuestras manos una futura criatura fílmica, a la que deberemos de tratar con sumo cuidado desde el principio hasta el final, porque es algo nuestro a lo que hemos dado vida, algo que eventualmente llamaremos un largometraje.
Se ha producido un error en este gadget.