martes, 21 de diciembre de 2010

Cine Dominicano: Una Inversión de Comedia


Cuando uno habla de cine dominicano, realmente uno siempre piensa que solo es comedia. A que se debe esta percepción?
No obstante, el verdadero cine en República Dominicana aparece con la primera producción en el año 1922, una obra cinematográfica a blanco y negro dirigida por Francisco Arturo Palau.
Con el correr de los años sobre todo en esta última década, en República Dominicana se han producido una interesante lista de películas de todo tipo de género: Comedia, Documental, Drama, Acción, Terror, Crimen, Suspenso, etc. Pero realmente el género más acertado para el dominicano y el único que realmente ha llenado completamente las salas de cine ha sido la comedia. El cual hace abrir los ojos y los bolsillos a los futuros inversores criollos en República Dominicana, dando apoyo sólo a este género cinematográfico. “El dinero llama al dinero” Debe de ser por esto que actualmente solo se quiera invertir en hacer reír al dominicano sacando fuera de base a los otros géneros. Da igual el guión que uno tenga si no es comedia, no encontrará fácilmente a un inversionista que se quiera arriesgar en esa aventura. ¿Será bueno esto para el futuro de la industria cinematográfica dominicana? ¿Por qué solo invertir en comedias si existen otros géneros que están dando grandes resultados taquilleros en otros países del mundo?
Todos sabemos que República Dominicana es un país lleno de comediantes que acaparan casi la totalidad de nuestra programación de Tv local. Esto una realidad cultural, por eso al dominicano de las grandes masas solo le gusta la comedia y se cierra a cualquier otra cosa que no sea ver a uno de sus comediantes preferidos en frente de una pantalla. Esto es un factor muy delimitante para el que se quiere abrir paso en el mundo cinematográfico dominicano: Si no hay espectadores no hay inversores, y si no hay dinero no hay película. Esto es una realidad muy lejos de ser ficción.
Raymond Pozo y Miguel céspedes nos cuentan como ven el cine dominicano y su futuro: “cuando el cine está comenzando en cualquier parte del mundo éste se tiende a refugiar en el humor que es lo que mas beneficios deja y la gente mas apoya, como ocurrió en España y México entre otros, además este pueblo es alegre y lo que quiere es reír en vez de llorar, pero ójala podamos exportar un cine más abierto, y esperemos hacer un género que no solo sea de comedia”.
Sabemos que es un largo camino a recorrer antes de que el verdadero cine dominicano se convierta en una verdadera fuente de géneros diversos. También  que éstos realmente den sus éxitos tanto económicos como artísticos y que la Ley de Cine se pueda aplicar pronto para que se pueda acelerar este proceso de transición. Sólo es cuestión de esperar…
Se ha producido un error en este gadget.